Ligia Parra -  ACAR
Ambientalistas, Sembradores de agua.

Quien soy Que es el A.C.A.R Historia Iniciativas Contactos
Siembra del Agua
 
Compañeros
 
Galerías
 
Programas
 
Publicaciones Personales
 
Premios
 
Proyectos


         Publicaciones personales. 

Ligia Parra nativa del Pueblo de Mucuchíes, también tiene algunas publicaciones de poesía y cuentos, que ha hecho relacionada a su trabajo,  y a la vida en general, escribir y dar recitales es otra de sus pasiones. Aquí le invitamos a leer algunas de sus creaciones; escritas sin ninguna pretensión literaria,  todas están basadas en sus experiencias a  lo largo de la vida y en las experiencias  del día a día, por lo tanto, lo que aquí  se expone son sentimientos personales, ideas propias y toda la  conjunción de todo ello;  son escritas simplemente como una forma de expresión personal, poesía empírica, espontánea, nacida del alma.

 Link más poesía     Link Cuentos

La Agüita de la Virgen
Te decimos naciente pero eres Madre
desvalida, casi inerte sin cobijo
desnuda sin ningún amor
te encontramos llorando sin verter
lágrimas, pidiendo que te amaramos
ya que eres la vida.
Te prometemos los agricultores
tejerte un traje inmenso verde lleno
de flores.
Perdón te pedimos por ser los hijos
ingratos, ya hemos hecho
tantas cosas, inventando estamos
y de ti no nos ocupamos
sin darnos cuenta que sin ti
fuente bendita, líquido vital
pereceremos.
Nosotros y la naturaleza de la
mano caminamos un día y en
un momento en el tiempo te
soltamos, nos extraviamos
ahora que hemos vuelto a
saber de ti, déjenos quererte
abrazarte y darte cobijo.
Ayúdanos a ser fuertes llenos
de amor, mística y mucho valor
para dejar un legado hermoso
en el transitar del tiempo.
Una bendición recibiremos
junto a una flor una oración
en la tierra buena llena
de verdor lluvia y mucho amor.


Ángel de Neblina
“A mi madre, a mi ángel Elauteria”
Con su inocencia de ángel, con sangre de india
preñada de ilusiones preñada de muchachos.
Una sonrisa tenue dibujaba su cara
Con sus pies descalzos caminaba hacia
La acequia
Dibujando entre las piedras blancas
Su cansancio.
Quiso ver el amanecer del sol,
Los pájaros volar, el crepúsculo de la tarde,
La luna, el cielo lleno de estrellas
La abeja libando miel, el conejo correr,
Florecer el frailejón, la lluvia caer,
Sentir la suave brisa del viento en su cabellera pero no tuvo tiempo, el recio ventisquero
La recostó a la roca y hubo tormentas, lluvias torrenciales, pero jamás hermosos amaneceres.
Prisionera estuvo sin cometer
ningún agravio
Pago culpas sin ser culpable
Amo a Dios hasta con temor
Siendo él el único dueño.
Flor silvestre, hermoso pétalo
Que dio frutos, amor, cobijo, consuelo
En silencio llevó su cruz por tantos
Amores que trajo al mundo
“Oh bello ángel donde estás”

Cada pétalo costó desprenderse
De esa flor de ese ángel
Cuando la tempestad pasó, el
Ventisquero cesó
Rodeada de suaves perfumes
De grandes amores, llena de
Infinitos besos, llegó la muerte
Sin decirnos nada, sin permiso
Como la ladrona hipócrita como
El secuestrador villano, y en un
Día lleno de sol de calma
De suave brisa se la llevó.
Hoy te bendigo madre con mi
Corazón adolorido, con lágrimas
en mis ojos, en silencio en
mi alma, con recuerdos.

Elauteria”

“Te amaré hasta la eternidad"

Indio Tinjacá
Recordarte es hermoso por eso te dedico este poema padre, hermano, amigo, buen paisano que tuviste la gloria de recorrer estos hermosos páramos benditos de la mano de nuestro libertador simón bolívar junto a tu amigo fiel el perro nevado. ¡OH bendito Indio Timotocuica! humilde como el riachuelo recio como el ventisquero puro como el aire de nuestras montañas como el azul de nuestro cielo.
Gracias le doy a Dios y la naturaleza que en mis venas corre tu esencia bravía, de hombre fuerte, sincero trabajador.
Orgullosos estamos los parameros de tenerte en esta tierra fría eres fuerte como la roca de la montaña puro como el frailejón humilde sincero y todo un gran señor.

Mujer Paramera
Eres la estrella bonita del amanecer
el lucero hermoso del atardecer
flor silvestre, suave brisa que
adornas los caminos, campos
y los domingos la misa.
Eres fuerte, trabajadora, constante,
creadora, incansable buena mujer
madre, abuela, esposa, amante
parecida al rocío del amanecer
fragante como el perfume de la montaña, fuerte como la roca y pura como el cristal.
No te dejes mujer mancillar sepa que eres valiosa no te dejes maltratar.
Eres la esposa, la amiga la amante del hombre de la montaña que él sepa que eres valiosa digna de respetar.
Demostrémosle al mundo que somos la esencia de la humanidad parimos sabios, poetas, guerreros sacerdotes, padres, abuelos para que ellos nos amen, respeten y nos den la divinidad.

Río Chama Amigo Amor.
Oh, Chama hermoso
Gran Faraón del valle sagrado de Mifafí
Donde emprendes ese largo camino para llegar
al lago aquel
Quizás te espere una sorpresa
Quizás nunca más quiera volver
Al empezar tu recorrido
Inocente como un bebé
Sin saber que vas a encontrar
Nos das tus mansas aguas cristalinas
Que por un pozo de luz atraviesa
Bendito ese lugar que me cubre de besos y caricias
E invita a abrazar la vida con plenitud.
Sigues tu recorrido y empieza a sufrir
Llegando a la Asomada
Te empieza a traicionar
Llenando tu cauce de pestilencia
Empezando así tu cruel dolor
De aquel cáncer y esa degenerada infección
Sigue tu camino ya que no hay vuelta atrás
Donde llorando vives
Humillado y pisoteado estás
Nos encontramos un día por casualidad
En un sitio llamado “las Adjuntas”
Tuvimos aquella conversación
Sentí tanto dolor he impotencia
Al oírte decir
¡Amiga, aquí llevo lo que llamas Vida!

https://sites.google.com/site/renacerdeagua

Esta página aún esta bajo Construcción.

ligiaparracar@gmail.com

Copyright: Ligia Parra A, Hospedaje y Promoción arimar.net